domingo, 18 de abril de 2010

Fin de semana de abrazos


El viernes salió de Madrid un cargamento de lleno de abrazos rumbo a Teruel. El responsable de custodiar tan valiosa mercancía llegó dispuesto a compartir de nuevo conmigo no sólo visitas turísticas, sino también los pequeños detalles de la vida en común en un pequeño dejá vu. Este fin de semana el tiempo no ha acompañado, pero ha dado igual: levantarnos tarde porque estábamos realmente cansados de la semana, salir a hacer la compra, cocinar juntos, ver una peli en el ordenador para echarnos la siesta, ir al cine, salir de copas, pasear, nada diferente a lo que hace el resto de la gente pero que ha sido muy especial para mí compartirlo contigo este fin de semana.

En mi aventura turolense no hay cafés a media mañana ni comidas en el parque, pero tu apoyo constante está en el aire que respiro para que no dude de todo lo que soy capaz de hacer.
No te preocupes porque guardaré con cuidado todos los abrazos a domicilio que he recibido este fin de semana: son mi tesoro particular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada