viernes, 3 de junio de 2011

A ritmo de jazz

Ignacio Berroa es un batería de jazz muy importante por lo que parece. Yo no lo conocía, aunque eso no es raro dada mi falta de cultura en estos temas, pero lo descubrí cotilleando en cosas que hacer por estas tierras me encontré que tocaba ayer en el auditorio de Tenerife. Ante la falta de conciertos a la vista, pensé que era una muy buena oportunidad para acabar con esa sequía y, de paso, hacer una visita al auditorio, joya de Santa Cruz diseñada por Santiago Calatrava. Al final, mi compañera de despacho se animó a venir conmigo y juntas nos montamos en el tranvía para disfrutar la noche a ritmo de jazz.

Allí nos encontramos con una sala acogedora pero medio vacía de público. Dio igual: la simpatía y la sonrisa del batería y la música de sus instrumentos llenaron la sala hasta rebosar de sentimiento. Yo no tengo ni idea de jazz, pero el maestro de ceremonias nos iba informando de las piezas que interpretaron, entre ellas una que compuso Chaplin para una de sus películas (Happiness), un Opus del primer jazzista de la historia: Federico Chopin, y una canción de un cantautor español.

La canción elegida fue Aquellas pequeñas cosas de Serrat, y sonó todavía más especial a ritmo de jazz. Para mí fue todavía más especial al escuchar esta canción que me gusta tanto con una profunda paz y una sincera sonrisa. Y la sonrisa crecío cuando me di cuenta de que hace un año no sentí lo mismo al escuchar esta canción en la catedral de Teruel...

Nota a nota de piano, saxofón y bajo para que los demonios sigan bien lejos. Y golge a golpe de la batería de este estupendo músico:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada