martes, 18 de enero de 2011

Fríos multiples


Cuando tengo las defensas bajas y acabo sucumbiendo a los encantos de cualquier virus o bacteria que pase cerca, recuerdo lo frágil que soy. Ya sé que una gripe o un resfriado es algo temporal y que no hay que darle más vueltas, pero siempre que me encuentro mal físicamente estoy mucho más sensible en general. Soy afortunada y ya unas décimas de fiebre no son un peligro ni un problema para mí, pero parece que lo dejé muy bien grabado en el subconsciente y todavía me siento muy vulnerable cuando me ataca un simple resfriado. Y acabo removiendo los cajones y desempolvando algún recuerdo de los que uno no quiere (ni debe) olvidar.

Hoy he tenido un momento de esos, en los que me he encontrado por casualidad palabras amables que hielan y queman al mismo tiempo en un desafío a las leyes más básicas del universo. Y me he descubierto pensando en las hachas que he lanzado por ahí últimamente y que probablemente debería intentar recuperar. Puede que las hachas no hayan sido devueltas por algún motivo y que sea allí donde deben estar. Pero empiezo a estar cansada de hacer el indio... aunque también puede que todo sea cosa de la tos y de este resfriado que no me deja pensar con claridad y no haya más que recuperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada