miércoles, 31 de agosto de 2011

Inventando rutinas

Es oficial: se acaba el mes de agosto y empieza el nuevo curso. Para mí, que todavía tengo espiritu de estudiante, los propósitos de nuevo curso son más fuertes que los (inexistentes) de año nuevo. La falta de constancia en mi vida el último año hizo del Bollywood la única actividad a la que asistía regularmente. De hecho, cambié fechas de viajes para no faltar los martes a clase, porque decidí que no podía prescindir de la energía positiva que ganaba en esa hora cada semana.

Aquí no he encontrado clases de Bollywood. Y no será por no intentarlo: el contacto que me dio mi profe madrileña regresaba a la capital este verano y las academias con danza oriental no ofertan Bollywood entre sus actividades semanales, sólo talleres esporádicos en parte por falta de profesores (se ve que la chica que se ha ido era una de las pocas que se dedicaban a esto por aquí). Con esta perspectiva, tengo que buscar algo diferente sí o sí.

Mientras eso ocurre, he pasado al plan b: ir al gym. En Teruel iba varias horas a la semana (en parte porque no tenía otra cosas que hacer) y en Madrid me salté esta práctica saludable. La adaptación inicial, mi tobillo magullado y las vacaciones me han hecho retrasar algo que me impuse como obligatorio al llegar a las islas. Y eso que mi casa está convenientemente situada al lado un buen gimnasio...

Ayer me estrené como nueva alumna en las clases de BodyJam, una mezcla de funky, hip-hop, bailes latinos y aerobic de intensidad media, según reza el folleto. Y me lo pasé genial. Nunca había disfrutado tanto la primera vez en una clase, en parte porque al principio es difícil coger el ritmo y la forma física está por los suelos... Sin embargo, esta mezcla de deporte y baile, en el que algunos movimientos eran casi de interpretación libre, me encantó. Ayudó que la música me pedía bailar, al más puro estilo disco, de manera que era como salir un sábado pero sin maquillaje y copas (jajajaja, es una exageración, lo sé). Acabé colorada como un tomate y sin aliento, pero con una sonrisa de oreja a oreja, así que puedo decir que he encontrado mi nueva actividad para este curso que empieza. Seguiré buscando clases de Bollywood, pero mientras aprenderé coreografías más actuales y... ¡a romper la pista los sábados!

PD: Buscando en internet ejemplos veo la sesión que ayer estuvimos haciendo es la número 54. Éste es un ejemplo de lo que bailábamos (yo con menos estilo, claro), a ritmo de "Everybody is free", entre otras:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada