martes, 17 de enero de 2012

La lluvia no tiene por qué ser triste

Hoy llueve en La Laguna. Si tenemos en cuenta que es enero y que esta ciudad se caracteriza por un tiempo nublado bastante recurrente, esto no debería ser noticia. Sin embargo, este invierno está siendo un tanto particular y el mal tiempo no acaba de llegar. Y yo feliz con mis días soleados y sin nubes.

Pero la naturaleza sigue su curso y después de un bonito lunes, por fin ha llegado la lluvia. De esa finita que moja sin darse uno cuenta. Me acabo de dar cuenta de que esa frase no es mía, cuánto tiempo y cuánta lluvia desde esa dedicatoria...

Sí, esa lluvia finita que cala sin darse uno cuenta está aquí y no tiene por qué ser triste. Pensaré en todas las flores que saldrán a lucir orgullosas sus colores dentro de poco. Y escucharé música alegre para este día de lluvia:

En modo clásico:



(Gracias N.)

O en modo moderno:



La lluvia forma parte de este mundo, así que... ¡también hay que disfrutar con ella!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada