domingo, 12 de diciembre de 2010

Psicología aplicada


Hace no mucho me regalaron este vídeo. Digo este vídeo y no esta canción porque parte importante del regalo para mí no es sólo esta música sensual, sino la sucesión de imágenes que aparecen: imita a las láminas del test de Rorschard, utilizado como método de análisis de la personalidad en psicología. Mis conocimientos al respecto eran (y son) muy básicos, a pesar de que los he tenido muy cerca. Al indagar un poco en el tema a raíz de este vídeo, me llamaron la atención dos cosas: 1) parece ser un test con bastante credibilidad dentro de la comunidad científica como herramienta para describir la personalidad de un individuo, y 2) se ha hecho un esfuerzo grande por cuantificar las respuestas, de manera que el resultado del test no sea la suma de dos subjetividades superpuestas (paciente y psicólogo) sino que está respaldado por estudios científicos recogidos durante décadas.

Sin duda, la mente y el alma humanas forman parte de los grandes misterios del género humano y uno de los grandes retos para la ciencia... Y también para los en nuestro día a día intentamos apoyar y entender a quien nos acompaña. He de reconocer con cierta tristeza que mi interés por estos temas ha llegado tarde: yo necesitaba tanto descansar que ni las manchas de colores despertaron mi curiosidad entonces...


PD: No puedo resistirme: este post no estaría completo para mí si no mencionara el personaje Rorschach del cómic Watchmen, clarísimamente inspirado en estos tests ya que la cara de este súper-héroe decadente son manchas cambiantes que recuerdan estas láminas. Aunque siempre estuvo el libro en la estantería de casa, nunca me animé a leerlo (¿otra pequeña rebeldía personal?) y descubrí la trama y los personajes en la pantalla grande. Recuerdo ver asombrada cómo cambiaba la cara del siniestro Rorschard y crear la conexión al instante: no se puede negar que es original, ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada