lunes, 5 de septiembre de 2011

Se acabó el verano



500 days of summer


Han pasado dos años hasta que me he decidido a verla. De repente hubo un click y la recomendación de J. por fin llegó a mi pantalla.



¿Me gustó la película? Sí. Y me gustó más por haber sabido esperar para no calarme con 90 minutos de fina lluvia. Puede que no fuera el mejor día (los domingos no suelen ser mi mejor día), y desde luego no era la mejor versión, pero creo que era un buen momento: para las sonrisas de la chica, para las miradas nerviosas del chico, para la preciosa fotografía, para esa música tan familiar... Fue un pequeño regalo para mi domingo en la isla, un día en que mi banda sonora particular sonaba firmemente como en la película:




Un domingo más que sobreviví sin que tuviera que pedir auxilio y que me llevaran lejos donde haya luces, donde haya gente. No diré que siempre sea fácil. Pero nunca es imposible :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada