jueves, 22 de septiembre de 2011

R.E.M.

Ya es definitivo: se separan.

No es una de mis bandas favoritas, pero he de reconocer que tienen grandes canciones. Y ya por siempre estarán asociados a F., gran seguidor de este grupo.

Si me preguntan por ellos recordaré dos canciones (no soy original en la elección, lo sé): Loosing my religion y esta preciosa Everybody hurts:



Nota a nota nos envuelve en dolor, en culpa, en esperanza...

Don't let yourself go,
'cause everybody cries
and everybody hurts sometimes

Yo, que sentí en cada célula de mi cuerpo hacer daño a quien más quería...
Yo, que sufrí la culpa durante demasiado tiempo...
Yo, que me levanté tantas veces con ayuda... y otras tantas más sola...
siento cada nota de esta canción con una emoción especial.

Es definitivo: se separan. Pero siempre quedarán canciones como ésta que resumen tanto en tan poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada