jueves, 20 de octubre de 2011

Otro cielo

No existe esponja para lavar el cielo
pero aunque pudieras enjabonarlo
y luego echarle baldes y baldes de mar
y colgarlo al sol para que se seque
siempre faltaría el pájaro en silencio

no existen métodos para tocar el cielo
pero aunque te estiraras como una palma
y lograras rozarlo en tus delirios
y supieras al fin como es al tacto
siempre te faltaría la nube de algodón

no existe un puente para cruzar el cielo
pero aunque consiguieras llegar a la otra orilla
a fuerza de memoria y pronósticos
y comprobaras que no es tan dificil
siempre te faltaría el pino del crepusculo

eso es por que se trata de un cielo que no es tuyo
aunque sea impetuoso y desgarrado
en cambio cuando llegues al que te pertenece
no lo querrás lavar ni tocar ni cruzar
pero estarán el pájaro y la nube y el pino.


No sé por qué, llevo todo el día con este poema en la cabeza. Lo redescubrí hace poco y, aunque recuerdo que ya me gustó antes por su sonoridad y paisajes, creo que hasta ahora no lo había comprendido de verdad.

Dedicado a los pájaros y las nubes y los pinos de cada uno de nuestros cielos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada