miércoles, 5 de octubre de 2011

Desde el observatorio

Hoy me he saltado mi clase de BodyJam. Seré sincera: no es la primera vez ni será la última. Pero al menos esta vez tengo una buena excusa porque estos días estoy en el observatorio. Y a pesar de la intensa vida nocturna que estoy viviendo y que no voy a estar mucho tiempo fuera, tengo que reconocer que ya tengo ganas de volver a mi casa y a mi semi-rutina. Y a mis clases de BodyJam, aunque ya nos han dicho que este curso toca mucho funky y no me veo yo con mucho estilo bailando esos ritmos...

Mientras esperamos a que se vayan las nubes (hoy es realmente difícil encontrar un hueco libre donde brille alguna estrellita), me he acordado de este vídeo tan divertido que me mandó J. tras contarle tan entusiasta mi última actividad de ocio y tiempo libre:



En la residencia del observatorio hay sala de televisión, mesa de ping pong, zonas comunes con sillones y revistas, una sala de ordenadores, una pequeña cocina, pero no hay gimnasio. Una pena: hoy era un buen día para hacer un video de este estilo con astrónomos bailones y descubrir nuestro lado más musical. Porque... ya os habréis dado cuenta de que nunca se sabe lo que puede lo que esconder un alma astrofísica, ¿verdad? ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada